Seguidores

MAESTRO PINTOR

MAESTRO PINTOR
José Higueras Mora

jueves, 30 de agosto de 2012

ETAPA ANTERIOR AL AÑO 1991

Óleo sobre tabla, dimensiones 81 x 60 cm. Titulo: La Cesta, autor: José Higueras

Óleo sobre lienzo, dimensiones 73 x 54 cm. Titulo: Jarrón con Claveles, autor:  José Higueras 

Óleo sobre lienzo, dimensiones: 73 x 50 cm. Titulo: La Mies,  Autor:  José  Higueras


Óleo sobre lienzo, dimensiones: 100 x 73 cm. Titulo: Liebre, Autor:  José Higueras 

Óleo sobre lienzo, dimensiones: 73 x 54 cm. Titulo: Canastillos con  Fruta,  Autor: José Higueras

Óleo sobre lienzo, dimensiones: 73 x 60 cm., Titulo: Truchas,  Autor: José  Higueras

Óleo sobre tabla, dimensiones: 61 x 46, titulo: Clochard, Autor: José Higueras


Esta es una pequeña muestra de unas épocas anteriores. Las fotografías son de ínfima calidad. Aquí termina  una etapa del maestro José Higueras. A partir del año 1992, cambia totalmente su forma de pintar. Los colores, la pincelada. Absolutamente todo. La luz de la tierra manchega le subyuga. Eso hace que de un giro total a su trabajo.

Higorca



domingo, 26 de agosto de 2012

ALGUNAS OBRAS EXPOSICIÓN 1991

Óleo sobre lienzo, medidas 60 x 73cm. año 1980., titulo: Lectura, Autor: José Higueras  Mora

Óleo sobre tabla, medidas 61 x 46 cm.  Titulo: Salmonetes, Autor: José Higueras Mora

Óleo sobre tabla, medidas 81 x 60 cm. Titulo: El Canastillo. Autor. José  Higueras  Mora

Óleo sobre lienzo, medidas: 60 x 73 cm. Titulo: La breva Autor:  José Higueras Mora

Óleo sobre lienzo, medidas: 81 x 60 cm. Titulo: Fumador Autor:  José Higueras Mora
Esa exposición se salvo con algunas de las obras que José había hecho en la década: 1980 a 1990, ya que la enfermedad de su madre le mermo el trabajo.
Cómo bien dice don Luis Moreno Alvárez, Licenciado en Bellas Artes, que tuvo a bien escribirle para el catálogo de esta muestra. 
Impresionante realista, pinta lo que sus ojos ven , dando fe del realismo más sincero, más bello. Todo verdad.
Y yo añado: No sé el porqué eso de llamar naturaleza muerta a los bodegones. Tanto las frutas, como cualquier otro objeto que podemos ver en estas obras de José Higueras, nada tiene de muerte. Están llenos de vida, de luz, del alma del pintor.

Higorca

martes, 21 de agosto de 2012

AÑO 1991, EXPOSICIÓN EN MADRID

El maestro Antonio López, Higorca Gómez, José Higueras

Antonio López, la galerista, José Higueras Higorca Gómez, María Moreno esposa de Antonio López

Un amigo: poeta, rapsoda, pintor, bailarín, y un gran bailaor de flamenco, Honorio con Higorca, 

Fue un año duro para el maestro José Higueras. Como bien sabemos murió su madre y le costaba superar la pérdida.
Había que hacer algo para distraer la mente y remontar de nuevo las ganas de trabajar.
Es difícil a veces organizar una exposición y más en la capital. Había vuelto de París y aquí en su tierra era prácticamente un desconocido.
Preparé todo con el máximo cuidado y en secreto para que sus nervios no se “desatasen”. Ya se lo diría en su momento, cuando todo estuviera “cocido”.
Tenía mucha obra dispuesta y con marco, eso me facilitaría las cosas.
Llame a mis amigos. Antonio López y María Moreno, su mujer rápidamente dijeron que allí estarían acompañándonos. Llame a mi querido maestro Villaseñor. No estaba en España. Ese día no iba a estar, pero luego quedaríamos. Perfecto todo.
Ya al final se lo dije. Solamente quedaban unos diez días, había que colgar la obra y eso si que era difícil ocultar. Le pareció bien y se puso con ilusión a preparar todo.
Fue un éxito total, de gente, de amigos, de venta. Y la noche se quedó corta para disfrutar del momento.

Higorca 

viernes, 3 de agosto de 2012

LA FRAGUA

Titulo: LA FRAGUA; Medidas: 130 x 98 cm. 




Ha pasado un tiempo desde que su madre falleció. Más calmado, y dispuesto a cambiar la paleta, se pone delante del caballete para plasmar sobre todo los temas lugareños. Recordando su infancia en el pueblo de Camuñas. Cuando su madre lo dejaba durante un tiempo con los abuelos ya que Pepito, (así le llamaban de pequeño) era un niño de muy frágil figura y más bien enfermizo, al mismo tiempo que muy travieso. A él le gustaba estar con ellos, era el primer nieto y todos los “caprichos” se los daban. Aún dentro de sus pocas posibilidades.
Los juguetes que José disfrutaba en aquellos momentos eran muy caseros. Lo mismo que los otros niños amigos suyos. Uno de sus juegos favoritos era el “rejo”, o lo que es lo mismo el “trompo”. Como todos sabemos llevaba un trozo de metal para que pudiera dar vueltas sobre sí mismo. Aquel rejo de vez en cuando se perdía, y, era lo que le arreglaban en aquella rudimentaria y al mismo tiempo típica fragua.
Pasados los años cuando el maestro volvió al pueblo, ya no era la misma, ni estaba en el mismo lugar. Todo estaba cambiado. Fue a visitar la nueva. Era un hijo del herrero que él conocía el que la regentaba. Le pidió permiso  y este le dijo con orgullo que “adelante”. Así fue como empezó a trazar en un lienzo: LA FRAGUA
No pudo cambiar aquella paleta. También sus colores eran grises. Quizás la nostalgia le daba esos tonos.
Aquella obra le iba a dar premios importantes, gran renombre, y un admirado respeto al otro lado de los Pirineos.
Fue paseada por todo el país belga. En certámenes y en exhibiciónes en el año 1994: Obtuvo, Medalla de Oro Internacional- A I A C, Engihen Bélgica. Gran Premio del Salón Internacional de A E A, Ciney, Bélgica. Gran Premio Internacional con Medalla de Vermeil (En esta academia está considerada de platino) A E A, Gembloux, Bélgica.

Higorca